Sunday, March 05, 2006

COCHINÁ DOS: TU PARTNER...TU MEJOR AMIGO.




Todo estaba planificado para hacer de ese viernes un viernes agradable y tranquilo. Me avisaste tipín 16:00 a mi oficina que el encuentro corría en tu departamento. Íbamos a ser los 4 previstos: tú, tu partner Emilio, una mina para él y yo, tu polola. Que llegara más temprano para ayudarlos.
Eso hice bien arregladita, porque en estos de los viernes una nunca sabe en qué se puede terminar. Llegué a Carlos Antúnez 1890, depto 36. Se trataban bien estos locos. Hermoso departamento, si bien no lujoso, mucho más ostentoso que el pequeño mío de Alonso Ovalle. Una suite para cada uno de Uds., ambos ingenieros civiles industriales de buen apellido, amorosos, lindos, tú más romántico eso sí que fue lo que hizo se inclinara la balanza a tu favor aquella tarde de invierno en el sucio Bahamondes en que ambos competían por mi al calor de varios terremotos, unos pitos y unas chorrillanas. Les gustaba a Uds. eso de frecuentar lugares populares, y no desentonaban a pesar del linaje.
Apenas llegada me di cuenta de dos cosas: que la Romina no podría venir y tu partner quedaría solito y que estabai más bajoneado que lo habitual. Ésa es la particularidad tuya que menos me agrada, que no entiendo. Para resolver lo de Romina intentamos varias movidas con varias de mis amigas todo-terreno y algunas de Uds., pero no se pudo arreglar nada. Tendríamos que ser los tres no más. Eran a todo esto ya las 21:30 hrs. de una noche excepcionalmente calurosa. Yo andaba con jeans shorts cortitos tirilludos, la guatita al aire y una polera estrechísima. Es decir de acuerdo a tu solapada crítica, mostraba todo lo mejor en un solo “combo”. Emilio me miraba harto, más que tú que te sentías con el territorio conquistado. Comenzaste a chupar rápido. Tres piscolas a las 22:30, pa pasar la pena, es decir en una hora, es harto. Yo mucho más mesurada porque venía saliendo de una colitis de miércoles, al igual que Emilio, aunque él por cartucho pa los tragos. Cuico cartucho.
- Oiga compadre, ¿se da cuenta que rica está mi mujer?, tú entonado.
Emilio riendo y haciéndose el loco, incómodo, dando vueltas las carnes. Yo, normal, hacendosa, preparando las ensaladas sin mucho condimento.
- Putas, no nos resultó ese negocio en las puertas del horno, por la cresta! Con eso me arreglaba al menos por tres años! Te lamentabas.
Emilio distraía la atención hablando del Festival de Viña y el otro Lagos o las pechugas de la Myriam. Yo aprovechando de tomarme la primera copa de chardonay bien heladito. Como me gustaba. “Lo puse en el freezer una hora para ti.” Dijo Emilio, cariñoso el amigo.
Tú insistías: - Chucha, si la weá resultaba nos hubiéramos podido ir al Caribe quince días, negrita rica. Me cargaba que me llamaras “negrita” cuando soy media rubia. Siempre lo consideré impersonal. Yo picada te decía también “mi negrito” cuando tú sí eras rucio, salvo los ojos increíblemente morenos y te molestaba más que a mi el impersonal apelativo.
A la quinta piscola cargada, yo sin terminar mi primera copa aunque no preocupada por manejar porque me quedaría contigo como todos los fines de semana de una parte a ésta. Emilio su tercera copa de cabernet sauvignon Doña Ema –gran aporte. El asado lo comimos en la terraza, a pata pelá sobre las cerámicas algo más frías que el ambiente. No sé por qué el sacarse los zapatos en las reuniones introduce un factor de erotismo. Al menos para mi. Muchos cojines. Los platos llenitos, cada cual una bandeja y su copa. Tú ahora pasabas al vino. No tenía por qué ser así pero nos sentamos los tres pegaditos yo al medio por insinuación tuya…”vete por dónde llegaste cariño súbete de nuevo al tren…” Se escuchaba en la 101.3 . Insististe en bailar tomándome posesivo. Bailabas rico para qué decir que no. Me estrechabas sinuosamente metiéndome pierna. Emilio se hacía el loco. Me empezaste a besar y yo, no por pudor, sino porque el pebre te había dejado ese sabor ingrato que tú bien sabías no soportaba y además porque el alcohol había subido hasta la garganta y pujaba por salir, rehuyéndote. Ya me molestaba tener que pasar la noche contigo, que cuando te subes a la pelota eres cosa seria.
Me senté nuevamente y seguimos comiendo. Ahora la conversa giraba respecto al fútbol, tema con que los machos querían descolocarme pero que dominaba. Si Maradona debió o no jugar por la Universidad Católica. De quién debiera ser el reemplazante de Salas como referente. Yo opinaba que Pinilla por lo desfachatado y porque era muy buen mozo y los referentes deben ser desfachatados y buenos mozos. Emilio también podría ser un referente. Tú ya me cargabas un poco con eso de la depre y seguir tomando y molestarte cuando te preparé un café y me mandaste a la mierda. Me paro al baño a hacer pipí y acicalarme un poco, no sé por qué. Cuando retorno estás echado sobre los cojines ocupando mi lugar, roncando. Eran las 23:30 PM.
Te despertamos, pero no puedes contigo. Sigues chupando. Pasaste a un bajativo cabezón que te tumba definitivamente, lo que unido a la tremenda frustración del negocio perdido y de tenerme segura, te hace caer redondito-mejor no lo hicieras.
Era las 1:10 AM cuando entre Emilio y yo te logramos llevar a la cama Box Spring que tantas satisfacciones nos diera. Me dejó solo pa desnudarte y meterte adentro cubierto sólo por una sábana. Primera vez que te desnudo y no me caliento.
Me quedo algo dormida también a tu hediondo lado, tres copas después de una colitis producen su efecto. Retorno a la terraza Emilio y no te encuentro. Sin meter ruido escucho ruido y risas en tu suite. Me acerco, entreabro la puerta y atisbo. Estás semi desnudo chateando parece con algún cyber pinche, bastante buena moza a juzgar por la foto que el MSN despliega en pantalla. En realidad no era una foto: Era tu cam conectada a la de ella. Ambos cuarteándose. No te diste cuenta de mi presencia. La mina se desnudaba al otro lado y tú sobajeabas tu aparato bajando la cam para que te lo viera. Dudé si entrar o salir rajada a mi depto. de Alonso Ovalle. Por cierto no lo hice, qué laya de mina de 30 sería que se arredra ante tamaño desafío. No te sorprendiste. El espejo que mostraba de reflejo la puerta me hizo entender que ya me habías descubierto y seguiste tu parafernalia. – Con quién chateai, Emilio? –Ah, con una minita de Puerto Rico, respondiste. A esa altura, por la situación, por verlo en boxers tan rico como siempre, por las imágenes de la boricua pajeándose para él, me empecé a excitar. – Hace harto calor en tu pieza, afirmo estúpidamente. – Sácate la blusa, respondes. Sin dudar un mínimo instante me la saco, sabiendo el pillín que no llevaba sostén. Mis pechos estaban emocionados, mis pezones también. Me acerco por su espalda y se los restriego en su espalda desnuda y velluda, más velluda que la de mi pololo. Si se puede parar más mis pezones se paran más. Lo cubro con mis brazos. Él sigue chateando, la minita centroamericana, puerto asociado en sociedad, se excita más al ver parte de mi en su pantalla tocándolo. – Ayy, papi, qué tú estás haciendo, jadea desde El Caribe. Yo en Carlos Antúnez, besándote esperando que respondas tú dejándote seducir aunque con remilgos por el partner durmiente. La cuestión es que la weá no pudo detenerse. Te volviste, te levantaste, me trituraste, me levantaste, me toqueteaste burda y exquisitamente, recorriendo con tus manos y boca todo el cuerpo de la polola de tu partner y amigo y me lanzaste violentamente a tu cama. No sé cómo en el trecho que media entre el PC pantalla de cuarzo y tu Box Spring, me habías empelotado te habías empelotado. No tuve nada qué hacer. Tú te encargaste de todo. Fue una noche maravillosa. Una noche estrepitosa. Textualmente me extrajiste todos los jugos del canasto en una vertiente interminable y copiosa. Una delicia. La Corazón tocaba el reggateón: “así que mamita…nadie lo sabrá, nadie lo sabrá.” La boricua hacía rato se había descolgado cuando nos quedamos dormidos. La plácida dormida del placer consumado.
Tipín 10:30 AM del sábado despierto y con hambre por un crujido en la puerta que habíamos cerrado meticulosamente. Sólo recuerdo haber visto tus hermosos y tristes ojos morenos, tus bellos boxers que tan bien te quedaban y que te había regalado hace una semana pa tu cumpleaños y un tremendo signo de interrogación en esos mismos ojos demudados y en los labios.

13 Comments:

Blogger deluna... said...

buena la cochiná aviva la imaginería...y como dice el refrán, "quien se duerme se lo lleva la corriente" jajaja

12:57 PM  
Anonymous Anonymous said...

Aquí se aplica eso de "a quien madruga..."

1:10 PM  
Anonymous Anonymous said...

En alguna parte del relato me perdí y no supe bien a quien te referías... Igual buena... Pero... porque una mina de 30 correría a su departamento si ve al partner del pololo pajeándose?? Raro no?? Igual... Buen relato
Otra perdida

Pd: con respecto al plan Zeta de Candy... pucha sería interesante que me contaras el plan truculento que tienes en mente, pa poder quedarme pa mi solita con el hombre de mis sueños... jajajaja

4:47 PM  
Blogger un cheque en blanco said...

Dame tus coordenadas y te daré todos los planes para que creas que conquistarás al hombre de tus sueños...

5:44 PM  
Blogger otra perdida said...

Yo no quiero creer nada cheque!! El hombre de mis sueños lo tengo más que conquistado. Lo tengo LOCOOOOO!!. El problema como dice él es que yo soy mucho más Mujer que su pobre, sencilla y humilde señora... y por lo tanto puedo valermelas por mi mismita!!... Imagino que por sexy, sensual e independiente estoy incapacitada de sentimientos. Y la pobre lo necesita TANTO, mucho más que yo por cierto... que manipuladoras estas mujeres!! jajaja... Por eso es que necesito un plan macabro para ser yo la que se quede con él y no esa pobre inocente... ja inocente!!
Otra perdida

8:34 AM  
Blogger un cheque en blanco said...

a ver: llevémoslo a términos matemáticos: tú > ella;
él < tú;
por lo tanto él = ella; de lo k se desprende k tú no tenís ná k hacer allí poh, comadre!!!

10:22 AM  
Blogger otra perdida said...

él < yo??? No creo!! es verdad que me gusta este hombre por lo primitivo y básico que es, pero que sea menos que yo? no!! El me encanta, me tiene loca y con todo lo que eso significa... Entonces tu crees que soy muy evolucionada pa este pobre hombre... pucha!! Yo lo quiero pa mi... insisto!!

10:47 AM  
Blogger un cheque en blanco said...

Recordé un antiguo proverbio hindú:
"Desgraciado es el hombre que come mierda pues no tiene otro alimento. Pero el hombre que sigue comiendo mierda teniendo un pastel al lado es un "Rosjanjdan"" (Rosjanjdan es weón en hindú)...

3:23 PM  
Blogger luzjuria said...

Me costó pero recién entendí, y eso que soy un balazo pa los post ...

3:51 PM  
Blogger alasdemariposa said...

¡me encantó¡¡
qué sueño erótico perdido en el ello debe(mos)tener más de alguién.
Al menos en esta sociedad del conocimiento y la información el eros aflorá cuando qiuere y como quiere.
¡me encantó¡¡

11:24 AM  
Blogger un cheque en blanco said...

Alas: bonito comentario...

2:15 PM  
Blogger Piel said...

Mi querido Cheque:

Siento decirle que lo disfrute a medias, jajajaja°!! es que ente los modismo de los personajes y mi poco entendimiento de ellos, jajajaaja!!! me perdi la mita del relato.


¿¿Y si me lo traduce?? jajajajaa!!!

pieladentro@gmail.com

¡¡Mil gracias!!

3:12 PM  
Anonymous Anonymous said...

un cheque en blanco dijo...
a ver: llevémoslo a términos matemáticos: tú > ella;
él < tú;
por lo tanto él = ella; de lo k se desprende k tú no tenís ná k hacer allí poh, comadre!!!

MAESTRO!!!!

4:58 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home